martes, 22 de agosto de 2017






Con el recibimiento de los invitados y la apertura del evento en la recepción de la emisora Surco a las 10 de la mañana, los trabajadores de la radio en Ciego de Ávila realizan este martes su Festival Provincial.
Lidia Viamonte Alfonso, directora de la radiodifusión en el territorio avileño, explicó que realizarán varios eventos teóricos, y a las nueve de la noche dará inicio una gala en el Teatro Principal, donde se darán a conocer las premiaciones y condecoraciones del evento.
Precisó la directiva que, al terminar la gala, los trabajadores de la radio y sus invitados participarán en el Patio de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba en una actividad recreativo-cultural animada por agrupaciones del patio.
El Festival Provincial de la Radio en Ciego de Ávila concluirá el miércoles con un evento recreativo que se prevé realizar en la piscina del Motel Las Cañas, al occidente de la capital provincial.http://www.radiosurco.icrt.cu/es/cultura/8944-celebran-en-ciego-de-avila-festival-provincial-de-la-radio

miércoles, 16 de agosto de 2017

Periodistas avileños rinden tributo a la memoria de Antonio Moltó

Periodistas avileños rinden tributo a la memoria de Antonio Moltó
Periodistas avileños rinden tributo a la memoria de Antonio Moltó












Las anécdotas, el recuerdo del legado de Antonio Moltó Martorell y la importancia de seguir su ejemplo, matizaron el encuentro de los periodistas avileños para rendirle homenaje.
Con la firma del libro de condolencias despedimos a quien ocupara el cargo de presidente de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC) durante varios años y es la manera más sincera que tenemos de agradecer al maestro que fue, comentó a la ACN Carmen González Monteagudo, jefa de redacción en la emisora provincial Radio Surco.
Principalmente para las nuevas generaciones es un ejemplo a seguir y por eso no podíamos dejar de asistir hoy a darle el adiós de la manera en que podemos hacerlo, dijo.
José Aurelio Paz, destacado miembro del gremio en Ciego de Ávila, subrayó que Moltó durante el período al frente de la organización, tuvo siempre el sentido de saber movilizar a todos los que pertenecen a la UPEC.
También, siempre tuvo clara la importancia de vincular cada vez más a los jóvenes a las tareas y proyectaba su visión de tratar de mantenerlos unidos, añadió.
En él se conjugaban la exigencia, una visión crítica sobre innumerables temas, con su sentido humano, muy cerca de sus colegas para ayudarlos en todo lo que pudiera, alegó.
Noemí Iglesias Falcó, vicepresidenta de la Asamblea Provincial del Poder Popular, refirió que fue un incesante trabajador, apegado a los ideales revolucionarios y comprometido con el proceso cubano.
La prensa de nuestro país debe agradecer eternamente a su labor por el impulso que dio para hacer un mejor Periodismo, para tratar de darle solución a los problemas y a todo su esfuerzo, aún estando muy enfermo, por mantenerse en su puesto de trabajo, afirmó.  
http://www.radiosurco.icrt.cu/es/sociedad/8907-periodistas-avilenos-rinden-tributo-a-la-memoria-de-antonio-molto

El profesor Moltó


Al profesor Antonio Demetrio Moltó Martorell lo conocí durante mis prácticas laborales en el periódico Tribuna de La Habana. Era por aquel entonces el Jefe de la Redacción Económica y asistía a un grupo de estudiantes del primer año.
Resaltaban en su desempeño su agudeza intelectual y lógica periodística, incluida una nobleza pedagógica que fomentaba la búsqueda y el respeto por la lengua española.
A él le debo mi más ferviente afición por la lexicografía, cuando apenas durante el primer año de la carrera en una información por encargo cometía mi primer gazapo al emplear una palabra que por correlativa desconocía su significado.
Al revisarme la nota informativa me convido a buscar las acepciones de la palabra de marras en un diccionario de antónimos para demostrarme heurísticamente la sin razón del disparate.
Aprendí del gazapo, y desde entonces asumí por convicción una responsabilidad visceral con mi lengua materna y con el periodismo como oficio.
Una vez egresado, la vida laboral nos hizo reencontrarnos en disímiles momentos, sobre todo, en 1997 cuando el histórico Séptimo Congreso de la UPEC con el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz.
El me enseñó, entre otras virtudes, la utilidad del dominio de la lengua y la importancia del empleo correcto de las palabras para quienes ejercemos el periodismo. De él guardo con celo un regalo personal que fue la primera edición de “Todo el tiempo de los cedros”, de Katiuska Blanco.
Antonio Moltó ya no estará más físicamente entre nosotros, pero su agudeza intelectual y su lógica periodística como patrimonio natural y deontológico de nuestra profesión, serán el saldo perpetuo que todo periodista revolucionario habrá de tributar en su memoria.
http://www.radiosurco.icrt.cu/es/cuba/8896-el-profesor-molto

Rinden homenaje a Antonio Moltó en Ciego de Ávila




Trabajadores de los medios de prensa en Ciego de Ávila rinden homenaje hoy a Antonio Moltó Martorell, Presidente de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), quien falleciera este martes en La Habana.
Jorge Luis Delgado Felipe, presidente de esa organización en el territorio, explicó que desde las 10 de la mañana hasta las 12 del mediodía, estará abierto un libro de condolencias en la Casa de la Prensa avileña, sita en Chicho Valdés, entre Abraham Delgado y Máximo Gómez.
A la velada y homenaje pueden asistir todas las personas que deseen plasmar su sentir por la pérdida e intercambiar con quienes conocieron al infatigable dirigente, que murió a los 74 años de edad, víctima de cáncer.
Seguir el legado de Antonio Moltó Martorell, continuar aunando a los periodistas y favorecer la competitividad en el gremio, son retos para los que apuestan por mantener los principios que nos deja el fallecido Presidente de la UPEC.
http://www.radiosurco.icrt.cu/es/sociedad/8904-rinden-homenaje-a-antonio-molto-en-ciego-de-avila

martes, 15 de agosto de 2017

Fallece Antonio Moltó Martorell, presidente de la UPEC

Antonio Demetrio Moltó Martorell
Antonio Demetrio Moltó Martorell

Con profundo pesar, compartido por miles de colegas y compatriotas en toda la isla y amigos de varias latitudes, la Presidencia de la Unión de Periodistas de Cuba informa que a las cinco de la mañana de este martes 15 de agosto,  falleció en La Habana, a la edad de 74 años y víctima de cáncer, nuestro querido compañero Antonio Demetrio Moltó Martorell, quien desde el noveno Congreso, en julio de 2013, fue elegido presidente de la Upec.
Sus extraordinarias cualidades como ser humano, como revolucionario y como profesional con más de cincuenta años de trabajo en el periodismo le permitieron ganarse  la simpatía, el respeto y el cariño de sus colegas y el reconocimiento expresado en galardones tan altos como el Premio Nacional de Periodismo “José Martí” por la obra de la vida, el Premio Nacional de la Radio  y la Réplica del Machete del Generalísimo Máximo Gómez.
Nacido en Santiago de Cuba, de padres albañil y ama de casa, desde muy joven Moltó comenzó a trabajar como ayudante de la construcción, dependiente de comercio y en una fábrica textil, aplazando aspiraciones de mayores estudios por el apremio de la economía familiar.
Antes del triunfo de la Revolución colabora con el Movimiento 26 de Julio, participa en protestas y manifestaciones, asiste al entierro del joven mártir Frank País García y toma parte  en la huelga de abril de 1958.   Luego del triunfo de enero de 1959, es miembro fundador de la Asociación de Jóvenes Rebeldes y de otras organizaciones como las Milicias Nacionales Revolucionarias, CTC y  los Comités de Defensa de la Revolución.
En las Organizaciones Revolucionarias Integradas (ORI) ocupó diferentes cargos en la base y al gestarse la creación de los Comités de Defensa de la Revolución en Santiago de Cuba, pasó  al trabajo profesional de la misma y llegó a ser coordinador regional.
También respondió presente en importantes convocatorias de aquellos años como cuatro zafras del pueblo, trabajos agrícolas, canje de la moneda, nacionalizaciones, campañas de alfabetización y de vacunación antipoliomielítica, y situaciones de alerta combativa cuando la agresión imperialista por Playa Girón, la Crisis de Octubre, los cambios de gobiernos norteamericanos y otras.
En 1970 ingresó al Partido Comunista de Cuba por asamblea de trabajadores ejemplares.
Sus vínculos iniciales con la prensa revolucionaria tuvieron lugar desde la labor del frente de propaganda en los CDR de la antigua provincia de Oriente.  En 1967 pasó a trabajar en el entonces Instituto Cubano de Radiodifusión, como periodista, jefe de cierre informativo y director del noticiero informativo de la emisora CMKC, cadena provincial de Santiago de Cuba.
También fue subdirector del ICR en Oriente, director del noticiero de Tele Rebelde y de los servicios informativos de la radio, hasta que en 1975 es promovido al organismo nacional, como subdirector general y luego vicepresidente encargado de los informativos.
En el año de 1967 ingresa a la Unión de Periodistas de Cuba, donde llegó a ocupar el cargo de secretario general de la delegación provincial de Oriente Sur.
Junto a compañeros del periódico Sierra Maestra y de la Facultad de Humanidades trabajó en la preparación y arrancada de los estudios de Periodismo en la Universidad de Oriente, al tiempo que desde el ICR impulsaba la primera escuela provincial de periodismo radial en aquel territorio.
También fue presidente provincial de la Upec en La Habana, en tiempos en que se desempeñó como jefe de cierre informativo en el periódico Tribuna de La Habana. Desde el III Congreso de la Upec integró el Secretariado Nacional de la organización. En 1999 resultó elegido para integrar el equipo profesionalizado de la Presidencia nacional de la Upec y fue encargado del frente de superación y formación de periodistas. Posteriormente fue director del Instituto Internacional de Periodismo José Martí, hasta su elección como Presidente de la Upec, en el 9no. Congreso efectuado en el año 2013.
Culminó estudios universitarios al graduarse como Licenciado en Ciencias Sociales en la Escuela Superior del Partido “Ñico López”. Su experiencia como directivo y profesional de la comunicación le valió ser designado al frente de importantes coberturas informativas por el ICRT, como los dos primeros congresos del Partido Comunista de Cuba, el vuelo espacial soviético-cubano y otros eventos nacionales e internacionales.
Por varios años encabezó también el jurado de los Premios Nacionales de Periodismo y por su trayectoria mereció numerosas condecoraciones, incluidas la Llave de Santiago de Cuba, su tierra natal que siempre llevó con mucho orgullo.
Radio Rebelde, la emisora de la Revolución, ha tenido a Antonio Moltó dentro de los equipos de realización de emblemáticos espacios informativos y de debate de la actualidad, como Haciendo Radio, donde fue director general, y Hablando claro, por más de veinte años.
En ambos se hizo patente el valor del periodismo comprometido con el pueblo y con la actualidad, incluso en momentos tan complejos como los años 90 cuando el Período Especial y las terribles limitaciones económicas que sucedieron a la caída del campo socialista en Europa del Este y el incremento de la agresividad imperialista contra la Revolución cubana.
Desde los principios revolucionarios y como protagonista de primera línea en importantes tareas y desafíos de los periodistas y de la prensa cubanos en las últimas décadas, Antonio Moltó no escatimó esfuerzos, incluso a costa de su salud y de su tiempo, para mantener la unidad,  la profesionalidad del gremio, su desempeño ético y  la dignificación de nuestro trabajo.
El cadáver del compañero Moltó será cremado y en los próximos días tendrán lugar las honras fúnebres.
La Presidencia de la Upec manifiesta a los familiares, colegas y amigos, su profundo pesar por el fallecimiento de nuestro querido compañero Antonio Moltó.
Para él no tenemos despedida, sino un enorme abrazo y un sentido hasta siempre.   http://www.radiosurco.icrt.cu/es/cuba/8887-fallece-antonio-molto-martorell-presidente-de-la-upec

Moltó a su paso lo besaba todo

Moltó (d), junto a su esposa Rebeca y al autor de este trabajo
MOLTÓ no creía en poses ni cargos. Moltó era, sencillamente, un soldado más de fila. Detestaba las consignas. Amaba la palabra fina y aguda, restauradora de lo malo y guardiana de lo hermoso.
MOLTÓ no era el presidente de los periodistas cubanos, era el amigo más íntimo, ese que, desde la naturalidad más pura, en lugar de estrecharte la mano te acogía en la amplia geografía de su abrazo.
Enemigo visceral de la retórica, era la poesía misma exhortando a la alegría en momentos de desánimo dentro del gremio, para hacer justicia donde debía levantarse esa bandera y sembrar la esperanza, sin falsas expectativas, luchando, día a día, por dignificar una profesión tan difícil, tan vilipendiada, tan poco remunerada no solo en el bolsillo sino, también, en los afectos, pero en la que firmemente creía.
Moltó no gritaba para imponer sus criterios, era la sabiduría misma diciendo las verdades cual deben de decirse, en voz baja pero claras, como El hombre extraño, de la canción de Silvio, que a su paso lo besaba todo.
Sus defectos perdían fuerza bajo esa aureola de bondad que coronaba la cabeza rapada por el tiempo, pero preñada, a pesar del inoportuno cáncer, de la mejor ambrosía de los sueños, cual si aún le quedaran siglos por vivir el destino de esta tierra.
Martiano hasta el tuétano y fidelista desde la mismísima raíz del Moncada, en una cercana visita a Santiago de Cuba vi pequeñas olas en sus ojos, la mejor crónica de las emociones, si frente a la gigante piedra que escolta ahora al Maestro, guardó un silencio profundo que anudaba admiración y respeto.
No creo que nadie pueda, entre nosotros, hacer ese retrato exacto de su altura si nos muerde la rabia ante la muerte y el único consuelo que nos queda es saber que marchándose se queda para siempre entre los nuestros.
Fue esta la única foto que me tomé contigo, Antonio Moltó Martorell, yo abstemio y tú con la prohibición médica de no poder beber, pero mojándonos los labios y el espíritu con un ron que, desde sus finísimos aromas y su nombre, Santiago, te define tan bien; si naciendo allí te llevas, no en pasado, sino en presente, los atributos que tan bien la dibujan y te dibujan a ti: rebelde, hospitalario y heroico siempre.
Que nuestro brindis a tu salud eterna sea el compromiso con un periodismo apegado a las mejores esencias patrias, lejos de todo paternalismo inoportuno y parásito, lleno de la decencia y el decoro con que siempre, en la conversación más simple, eras ese torbellino de palabras, dibujándonos el aire con el dulzón olor del maestro.
Por José Aurelio Paz,  Premio Nacional de Periodismo José Martí
http://www.cubaperiodistas.cu/index.php/2017/08/molto-su-paso-lo-besaba-todo/